miércoles, 5 de agosto de 2009

Taller de verano con Emilio Urberuaga













Aunque con dos semanas de retraso, les dejo por aquí una pequeña muestra del trabajo que realicé en el taller de Emilio Urberuaga, dentro de los Talleres Internacionales de Verano 2009, organizados por Ilustrarte, en Valladolid. He de añadir que ha sido una experiencia muy enriquecedora tanto a nivel de trabajo como personal. Me ha ayudado a soltar un poco más la mano a la hora de ilustrar y sobre todo me ha dado la oportunidad de compartir una semana con un maravilloso grupo de gente con mis mismas inquietudes, donde  todos hemos aprendido de todos (creo yo). El lugar de trabajo tampoco se quedaba atrás: por unos días el claustro del Museo Patio Herreriano de Valladolid se convirtió en nuestro lugar de trabajo, todo un lujo.

Las primera imagen es un momento del taller, las tres seguientes pertenecen a la maqueta de libro albúm que tuve que hacer en base a un texto del mismo Emilio Urberuaga (en la exposición que se hizo con todos los trabajos). El resto son detalles de mi maqueta.

Desde aquí un abrazo muy grande a mis compañeros del taller, me ha encantado conocerlos, y espero que compartamos otras experiencias similares.

5 comentarios:

anuska dijo...

q bonito!!!!

ya de paso te re-felicito, por tu cumple, jejejejejeje

Juanita dijo...

Buenas María!!!! ya quisiera yo pintar así!!! Pásate por la cantina, ya puse el vinilo en el mostrador, a ver que te parece!! un besote!!!! ya estas mejor??? menudo día de cumpleaños!

belula dijo...

Qué chuloooo!!!!....seguro que lo pasate genial....estas cosas siempre llenan mucho, y vuelves cargada de energía, ideas nuevas, amigos estupendos....en fin!!!!. Está lleno de colorido ese libro....dan ganas de leerlo enterooo!!!!

Anónimo dijo...

una preciosidad Mary ¡Eres una artista! Besos. Laura

Arcana Mundi dijo...

Estimada señorita:
Es mi ilusión invitarla a que siga a lo largo de estas semanas, a través de mi humilde blog (www.molestoluegoexisto.blogspot.com), el ensayo que realizo acerca de la dulce obra escrita por el genial Saint Exupery; El Principito. Esta breve creación tiene mucho de profundo. Pero no se trata de una profundidad plomiza, suprametafísica o hiperintelectual, ¡para nada! Todo lo contrario, el mensaje del principito es sencillo, directo y preclaro.
Mi objetivo es que juntos saquemos el máximo jugo a la brillante creación del francés… sin duda esta apasionante labor nos servirá para alegrar nuestros espíritus y crecer un poquito más.
Un animoso saludo desde Jinámar.